FANDOM



SPQR ....SENADO Y PUEBLO DE ROMA....EN EL BLOG IMPERIO ROMANO DE XAVIER VALDERAS, MINUSVÁLIDOS EN LIBERTAD

Tus visitas agradan al Senado de Illyricum, sigue leyendo o sus legi te eliminarán


O Tempora o Mores

Impresióndelcampo

La brisa del otoño mece a los niños y se lleva los malos augurios, decía mi abuelo, pero creo que esta vez será diferente...

Habían pasado ya varios meses desde que llegaron noticias de Uxor, esos endemoniados engendros metálicos dijeron; cayeron del cielo y comenzaron a masacrar a la población.

En el fondo no me importa, en realidad puede que incluso me agrade, así esos engreídos de la capital recibirán un escarmiento por tantas y tantas veces que nos han despreciado, a nosotros los de los mundos exteriores pues, ¿qué sería de ellos sin nosotros, que productos vendería y a quien venderían sus productos si no es a nosotros, los habitantes de los mundos exteriores? Furias, y aún así siempre que viene uno de esos bastardos, nos tratan como si fuéramos una panda de paletos.

Solo espero que Cornelius este bien, y mira que se lo dije que aún era muy joven para alistarse, y aunque sepa que era es pues acababa de cumplir las 17 primaveras.

, pero ¿acaso no tiene derecho un padre a intentar desalentar a un hijo a llevar a cabo una empresa que puede acabar matándolo? Maldita guerra, me llevaste a de joven a luchar contra los urbios y hoy te llevas a mi hijo.

Ahora entiendo la tristeza de mi madre en aquellos tiempos en los que como mi hijo, al ver las legiones solo veía su gloria y poder, sus relucientes armaduras y armas su... Oh Summano porque nuestro cuerpo envejece o por lo menos porque lo hace manteniendo vivos los recuerdos de juventud.

-Viejo Palafox, deberías levantarte o vendrán los Kurgyos a comerte, mi padre dice que si sigues así acabaras hecho un adefesio.-

Mientras estas palabras aún no habían sido completamente dichas yo ya sabía quien las pronunciaba, y por ello no pude aun resistiéndome, pues sabía que a ese pequeño diablo le haría saber que me alegraba su presencia, no mostrar una leve sonrisa que pronto se torno en carcajada. No sabía como lo hacia, pero este pequeño Sammita no paraba de sacarme de mis casillas, y eso no hace sino provocarme más risas, pues acaso no es cómica la situación, un Sammita, no, un niño Aberrante, se atreve a increparle a un humano, algo que muchos otros habrían tomado como una afrenta, pero yo...

Yo ya no, sí es cierto que mientras era joven mantuve ciertas ideas Xenocidas, más desde que conocí en la Vis Terrae al padre de esta criatura, al enorme Krapulo, quien me demostró que el valor no es cosa de raza sino del alma, esas posturas se relajaron hasta el punto de que ambos decidimos retirarnos en el mismo mundo.

Hablando del rey de Illyria, por allá viene Krapulo listo para el trabajo en el campo, pero algo es distinto, no crees viejo andeajoso, ¿porque? está triste, ¿a que se debe?,  habrá  perdido la cosecha, su es así tendremos un problema con los acreedores, pero no es imposible no ha habido ninguna plaga ni desastre este año,  entonces por que camina con la cabeza gacha como cuando eramos jóvenes y teníamos que comunicar a algún familiar de alguno de nuestra unidad la peor de las noticias.

-No me niego no eso no....-

-Ocurre  algo viejo?-

Y como si mis ojos hubiesen sido movidos por el peor de los demonios, reparé en sus manos: en ellas vislumbre un sobre amarillo uno de aquellos sobres que envía el ejército. Y no pude más que preguntarle al pequeño Sammita.

-Hijo ¿tu padre y tu os habéis pasado por el pueblo antes no?

Y ante mi pregunta el abismo. 

-Si viejo, como siempre y además recogimos el correo. Por cierto hay una carta para ti, mi padre no me ha dicho que pone pero desde que la cogió algo le pasa, está como ido.-

-Viejo eh, viejo ¿sigues ahí?-

Pero yo ya no estaba mi mundo se había parado me resistía a aceptar, no, no puede ser, eso no, seguro que lo ascendieron si seguro que es algo bueno.

Y cuando volví en mí, allí estaba, Krapulo el mayor Sammita que haya conocido jamas, como el más peligroso, se encontraba ante mí, con ese endemoniado sobre entre sus manos, mirándome y conteniéndose para no romper a llorar y abrazarme. Para ahorrar sufrimientos solo le dije: -leemela, nada más:

-Palafox Gaius Hecterm hijo de Caius Gaius Yrem, lamentamos informarle de la caída en combate de su hijo Cornelius Gaius Dolm, quien murió sirvie...-

Y ya no pude aguantar más, durante lo poco que había durado la lectura había sido capaz de levantarme como si acercándome pudiese cambiar el contenido de la carta y el propio destino, pero ya no pude aguantar más, allí mismo caí desplomado de rodillas, llorando y entre mis lágrimas lo único que era capaz de ver era a mi hijo recién nacido en los brazos de su madre, quien me mostraba a mi vástago a mi...

Entonces él, Krapulo, el mayor y el más feroz de los Sammitas, cayó junto a mi y llorando nos abrazamos, Mientras el pequeño niño Sammita observaba la escena extraño, pues nunca había visto llorar a su padre...

Y este es el destino de los hijos de Illyria...

Un destino de gloria, un destino de muerte.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.