FANDOM



Redirigir Hansa

Bienvenidos a este puesto mercante de La Hansa, deleite su vista con nuestras muchas mercancías y recuerde: No sucumban al pánico y dejense atracar por nuestros artículos.


La Cuestión de los Tagelönher o La Crisis de los Inmigrantes fue un conflicto político y social que azotó a la Hansa durante 40 años y en ella se dirimieron las cuestiones derivadas de la enorme inmigración que la joven Hansa había recibido hasta aquel momento, esta Crisis sería en uno de los motivos centrales del inicio de la Guerra del Sund.

Una Edad de Oro

La Hansa, a sus inicios había potenciado una política de atracción migratoria a sus estados, con el fin de obtener mano de obra a bajo coste y colonizar regiones indeseables de diversos mundos: inicialmente la política había sido exitosa y había permitido holgar aún más las ganancias de estos; gracias a esta provechosa fuerza de trabajo, los mercados de la Hansa rebosaban de bienes manufacturados en camino a los centros de comercio de otros mundos, donde esos mismos productos serían intercambiados por materias primas atrayendo aún más ganancias.

Durante los años 295 a 884 EL esta afluencia era relativamente escasa y controlable, debido a que el Talento todavía no era considerado como Dinnar Mundis; haciendo que fuera poco atractivo el migrar hacia allí, pero tras el Desastre de Kars el Talento ascendió como nueva moneda de reserva universal, hecho tras el cual incitó a muchos grupos de población a migrar a los estados de la Liga Hanseática. La población de los mundos hanseáticos se cuadruplicó en cuestión de pocas décadas, hacia el 924 EL Köln y otras muchas ciudades registraban una afluencia de inmigrantes nunca antes vista, se creaban constantemente nuevas industrias y ciudades en torno a estas; los volúmenes de mercancías que entraban y salían alcanzaban cotas astronómicas.

Una Edad de Oro había empezado.en el Imperio de los Mares...

El Fortalecimiento de la Hegemonía

Gracias a este enorme salto demográfico y económico, la Hansa se embarcó en una serie de aventuras comerciales y coloniales, las cuales fortalecieron su posición política exterior e interior, a la par que se abrían nuevas rutas de comercio a rincones de la galaxia tan lejanos como Zhonghoo o el Achae Anat; gracias a este intercambio comercial y la difusión de diversas tecnologías, fue posible iniciar el Primer Estado de Bienestar en la Hansa; el cual aplacó los ánimos de los sectores más conservadores de la sociedad por un tiempo, y permitió la consolidación del sistema político hanseático.

Pronto el progreso se hizo sentir, las Kogge de la Hansa dominaban los vastos territorios del espacio; llevando de un lado a otro ingentes cantidades de productos de diversa índole, las familias de mercaderes pronto llegaron a ser más poderosas y ricas que muchos príncipes y duques: la cultura y ciencia prosperaron durante este período bajo la égida de los los Gobernadores Sotenheim, Hoffman, Ferrer-Neuehaus y Skarm, grandes estructuras y gran parte del actual Casco Viejo de Lübeck, Köln y Riga se embellecieron como nunca antes, Visby fue la principal beneficiaria de este proceso de reformas arquitectónicas durante este proceso. En definitiva, fue una era de gloria y esplendor nunca antes vistos.

Ni una Nube de Tormenta se Asoma en el Horizonte

La Hansa estaba en definitiva en una etapa de auge total: había logrado consolidar su moneda como unidad de valor universal y se erguía como un titan político, sojuzgando a sus acreedores cuál poderoso señor; vastas riquezas eran amasadas en cuestión de meses y grandes monopolios obtenidos en cuestión de horas; una ágil y feroz guerra comercial era acometida en contra sus cada vez más escasos competidores. Muchos estados reconocían a la Hansa como el Estado Feliz o Donde no hay Nubes de Tormenta, debido a la nula presencia de insurrecciones o malestar manifiestos.

Andrea Arbuzzo describía a la Hansa como:

Son un Estado el cual ha superado todo obstáculo, y ha sabido desenvolverse ante los distintos retos propuestos por la Providencia, su senda es de progreso y civilización; en sus estados, ciudades y casas reina una paz envidiable.
Ni una sola nube de tormenta se asoma en el horizonte...

Un Gigante de Oro con Pies de Barro

A pesar de todo el progreso, crecimiento y expansión; la Hansa basaba todo su poder en las laceradas espaldas de los miles y miles de millones de inmigrantes que laboraban para ellos, los cuales eran explotados cruelmente y sin miramientos en las factorías, campos de trabajo y atracaderos: tratados como poco más que animales de tiro, los cuales no merecían nada más que unos trozos de Barras Nutritivas y agua al día para trabajar.

Debido a este auge económico, la oferta superó a la demanda ampliamente y con el final de la guerra contra los Filim acaeció el "Colapso de Karlshof", en donde se depreciaron las manufacturas, consecuencia de esto se cerraron las fábricas y se redujo la mano de obra que produjese alimentos, debido a esto los inmigrantes empezaron a causar conflictos y su población creaba un miedo innombrable a una revolución anarcosindicalista. Aunado a esto, la ascendente cuesta de los precios por los productos más básicos dieron lugar a saqueos, motines e incluso intentos de golpes populares, los cuales fueron brutalmente reprimidos, pronto estallaron disturbios entre los grupos inmigrantes.

Lenta pero inexorablemente, la presión demográfica ejercida por los inmigrantes hacía imposible la convivencia, e inclusive entre esos grupos de Outlanders; cosa que inicialmente se aprovechó para evitar que formasen sindicatos y frentes comunes, pero que a la larga llevó a la anarquía en varias regiones; forzando el reasentamiento de estos en la mayoría de los casos, o incluso su exterminio en algunos momentos determinados.

Malditos Anarcoliberales

Anarcosindicalistas asaltan las afueras de Hamburg.

Primeros Estertores de Muerte

Adler Hoffman comentó ante esta situación:

Este momento de nuestra historia me recuerda a una olla de vapor en su punto de ebullición: su silbido es el alarido de nuestra civilización siendo ahogada por los Outlanders y el calor es la próxima crisis que surgirá por culpa de ellos...
¿Quién traerá la paz a nuestros turbulentos tiempos?
¿Quién se levantará para detener esta locura?
Hubo mundos, lunas e incluso estaciones habitables donde las élites tenían que asentarse en satélites aledaños, o directamente mudarse a otros sistemas para escapar de la sobrepoblación de sus propios mundos; la situación interna dentro de la Liga era simplemente insostenible, debido no solo a los factores antes mencionados si no que también que esta misma lentamente se desgarraba desde su interior de forma cada vez más marcada.

Los potenciadores de estas políticas migratorias eran conocidos popularmente como los Klumpen, y estaban dirigidos por los Skarm; viendo esta situación el sector conservador encabezado por los Hoffman crearon la facción de los Bitstteller los cuales se oponían por completo a estas prácticas.

Una Cisma en Ciernes

Debido a lo marcado de ambas facciones en la diferencia de sus objetivos e ideas, en varias sesiones del Hansetag se llegó a la violencia y sólo por la intervención del Kaiser el asunto no llegó a las armas; fruto de esto las deliberaciones fueron postergadas indefinidamente para evitar la reincidencia en la violencia.

Este sería el inicio en si mismo de la Cuestión de los Tagelönher, la cual crearía una brecha entre las Ciudades que la componían dividiendo a los miembros de la Liga en los dos bandos antes mencionados; amargando viejas rencillas sin importancia y alimentando el odio.

El año 1395 EL fue el año de quiebre y en donde inició la Cuestión en sí misma; la Tormenta se cernía.

El Principio del Fin

La desobediencia civil en las Ciudades Libres alcanzaban cotas desmesuradas; grandes revueltas y luchas callejeras entre Bittsteller y Klumpen, el auge de la delincuencia tan duramente reprimida y las subida súbita de precios, aranceles e impuestos caldearon aún más los ánimos de las clases medias y altas; finalmente se llegaron a usar Eisenkorp para reprimir alzamientos, detener las luchas callejeras y poner freno a la delincuencia.

Revolutonarien

Demagogo instando a la gente a zafarse del dominio hanseático.

Una Gangrena que se Extiende

Los problemas civiles también fueron el causante de una caos económico y comercial al perturbar la circulación de los antes abundantes productos; pronto hubo hambrunas, pestes e insurgencias en territorios de otras facciones por el corte repentino de las antiguas rutas comerciales, la economía más resentida sería la de la Santa Liga la cual, y tras desplazar a Urbino, Véneto y Liguria de la liza comercial, había prácticamente monopolizado sus mercados.

Debido a esto, las antiguas repúblicas mercantes, antaño aplastadas, resurgieron con fuerza y fulgor nunca antes vistos; desalojando a los otrora todopoderosos mercaderes de la Hansa, y reduciendo su competencia a unos escasos y descoordinados puestos mercantes. Pronto muchos estados siguieron el desesperado ejemplo de la Santa Liga, expulsando o aislando política y económicamente a los mercaderes; pese a esto se mantuvieron muchos puestos de comercio secundarios y terciarios que posteriormente ayudarían a la recuperación de postguerra.

Der Dansk Frage

Ante el inminente conflicto, el Konungr de Danmark decidió aprovechar la oportunidad para fortalecerse en sus dominios y crear un estado centralizado y absoluto; inicialmente se decidió decantar por el bando Bittsteller, ofreciéndoles apoyo economico en caso de guerra e incluso tropas, pero estos se negaron a recibir ninguna clase de apoyo de quien les estaba intentado cobrar el Arancel del Arenque, y les debía grandes sumas de dinero. Frustrado, decidió encerrarlos en el Puerto de Fiona y aprestar sus fuerzas ante el inminente conflicto que se avecinaba contra el Kaiser.

Comienza la Guerra de los Aranceles

El clima de guerra civil se había tornado insoportable en gran parte de la Hansa, cada día que pasaba incitaba aún más la violencia intestina, cuando la impactante noticia llegó a todas las ciudades de la Hansa el 32 del Sonnelacht del 1434: el Konungr af Danmark había rechazado el ultimátum del Kaiser y había roto el juramento de homenaje; iniciando así la Guerra Escanesa.

Esferas de Influencia

Durante la guerra se crearon dos esferas de influencia en torno a los Klumpen y los Bittsteller, los cuales intentaban atraer para su bando a las ciudades que se habían quedado neutrales; durante el transcurso de la guerra lucharon constantemente para mantener a sus partidarios y equilibrar el balance a su favor. Más la guerra siguió su propio curso incontrolable, y sólo trajo muerte, dolor y destrucción arrasando consigo siglos de esfuerzos y empeños en pocos años.

Las Esferas de Influencia solo habían servido para traer la desazón y la pérdida...

De un Odio Enquistado al Remordimiento

Debido a las décadas de enfrentamientos entre ambos bandos, el enfrentamiento se recrudeció hasta alcanzar niveles de miedo: las huestes de Waldemar se ensañaron con Stettin y los Sverige vencedores arrasaron con la guarnición de Helsingborg; iniciando así un ciclo de reacciones y contra-reacciones que se eternizaban.

Finalmente, el odio dio paso al horror de los hechos que habían cometido contra quienes habían llamado hermanos; miles de millones de civiles inocentes habían muerto en manos de dos grupos que se habían enfrentado tan encarnizadamente; destruyendo siglos de arduo trabajo, todo se desvaneció como una ligera neblina y los esfuerzos finalmente fueron en vano: ambos bandos habían destruido a la Hansa desde adentro.

Un Aciago Futuro

La guerra acabó pero no sus desastrosas consecuencias; la Hansa había quedado completamente devastada, la economía se había arruinado y un una parte considerable de la población de varios mundos había muerto, la Liga ya no era la otrora señora de los mares, si no que había quedado relegada a un segundo puesto; aunque la victoria final había sido para los Bittsteller desplazando a los Klumpen en todos los aspectos sociales, políticos y administrativos.

Finalmente, los Bittsteller pudieron llevar a cabo su propuesta de expulsar a la práctica totalidad de los inmigrantes, y reformar tanto el Hansetag como el Markt a su discreción; se llevaron a cabo políticas reaccionarias para contrarrestar las influencias Xeno en la sociedad hanseática y de purificación genética en la población.

Estimaciones Finales

Población:

Se estima que la población durante el período anterior a la Crisis creció en relación 4-1 en la mayoría de los mundos, llegando algunos de estos a tener poblaciones, como Köln; de un total de 50.000.000.000 en el momento más álgido. Tras la guerra la población decaería alarmantemente hasta llegar a apenas unos cuantos miles de millones, este caso sería más notorio en Visby.

Economía:

Se estima que antes de la Cuestión, la Hansa controlaba el 40% del volumen comercial universal, y poseían tratos comerciales con toda la galaxia; llegando literalmente a boicotear a la Confederación Baharata cuando negó el acceso a los mercaderes a Makassar. Tras la guerra, la Hansa solo logró mantener el 8% de volumen comercial en su poder, y no logró mantener ninguno de sus monopolios en territorios foráneos.

Militares:

Al contrario que las otras dos ramas, las fuerzas armadas salieron revitalizadas y fortalecidas del conflicto; convirtiéndose rápidamente en las fuerzas mercenarias favoritas de muchas facciones, y ayudando parcialmente a pagar las reparaciones de posguerra. El Eisenkorp, pese a tener una nula aparición el el conflicto, se vieron beneficiados del conflicto con los Vergessen y Filim; y consiguieron levantar sus números de 24.000 a 60.000.

Sociales:

La Hansa entró en una era de aislacionismo y apatía a los eventos a su alrededor; no importando si esos eventos podían afectarles a ellos también, debido a esto se les apodó El Estado Enclaustrado. También inició un sentimiento de rechazo hacia los xenos y alienígenas, ya que se creía; y no sin cierta razón, que habían sido ellos los causantes finales de tanta destrucción y dolor.

El Fin de un Sueño

Definitivamente a la Hansa este cisma le costó su poderío e influencia, que tomaría un espacio de más de 300 años recuperar plenamente; de esta traumática experiencia se fortalecieron la figura del Hansetag y el Kaiser, al ser quienes mantuvieron el orden y esperanza durante el conflicto.

A pesar de todo lo malo, la Hansa de forma discreta y casi sin darse cuenta ellos mismos salieron fortalecidos de tan cruel conflicto en el terreno militar e informático; cosa que se notaría en siguientes conflictos en donde la Hansa se apoderó de los campos de batalla y volvió a doblegar a sus competidores.

La Crisis de los Tagelönger acabó con el Sueño Hanseático pero inició una nueva era...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.